#AgroexportaciónSinExplotación

Afiche de "A punto de despegar"

"A punto de despegar" (2015)

Un valioso documental sobre el desmantelamiento de una comunidad

Publicado: 2015-12-11


“A punto de despegar” (2015), el primer largometraje de Lorena Best y Robinson Díaz, visto en el Transcinema 2015, es el registro de una mudanza definitiva. Los pobladores de una comunidad, la ex hacienda San Agustín, vecina del Aeropuerto Internacional “Jorge Chávez”, deben embalar sus enseres, demoler sus casas y abandonar los predios. Las razones de la mudanza no son expuestas claramente, tampoco importan mucho en esta historia de despedidas, pero el espectador puede sospechar que la hacienda hace tiempo es una presencia incompatible con los aviones vecinos que constantemente se imponen con el ruido de sus turbinas. Es que San Agustín es el último rezago de un tiempo lejano en el que las haciendas eran parte del paisaje de Lima y Callao, por alguna razón San Agustín sobrevivió por décadas, aunque venida a menos, casi improductiva. Entonces la expropiación es prácticamente un destino predecible.

El documental se construye principalmente de planos fijos que dan cuenta del proceso de desmantelamiento del lugar. El estilo es netamente de observación, sin individualidades que destaquen. Sin embargo, la presencia de los documentalistas no pasa inadvertida, los personajes interactúan con ellos, los llaman por sus nombres y los reciben en las casas que están por abandonar. Todos son conscientes de que los rituales de la vida comunitaria, las conversaciones en la cantina del lugar y las fiestas familiares, se están realizando por última vez allí y que el registro del documental será como un acta de despedida. Y es que San Agustín ya no existirá como comunidad en otro lugar, los vecinos tomarán diferentes caminos.

“A punto de despegar” nos remite a otro documental sobre la extinción o transformación de un pueblo, la española “El cielo gira” (2004) de Mercedes Álvarez. En este documental, la protagonista es una aldea cuyo territorio ha sido ocupado por dinosaurios y luego por diferentes civilizaciones. En el momento del registro, la aldea está habitada solo por un grupo de ancianos que serán los últimos pobladores del lugar. Pero la muerte de la aldea sólo es otro episodio que se cierra, pues ya se observa que los molinos de viento, vecinos del lugar, anuncian la siguiente etapa. Los aviones son esos molinos de viento para la ex hacienda San Agustín. La expansión del principal aeropuerto del Perú se impone con poca resistencia.

El punto débil de “A punto de despegar” es la baja calidad de su fotografía, lo que se hace más evidente en un documental de estilo contemplativo como este. Da la impresión de haberse filmado con una cámara digital de algunos años atrás, ya que abundan los planos sobre expuestos, con poca definición y contraste. Defectos que el proceso de corrección de color no puede resolver. Sin embargo, aunque no parece ser la intención de los realizadores, al final de cuentas estas características refuerzan la atmósfera árida y grisácea del espacio mostrado, con sus suelos polvorientos y sus construcciones en ruinas, como si estuviéramos frente a fotos ya desgastadas por el tiempo.


Escrito por

Andrés Mego

Comunicador cinéfilo y responsable de un par de documentales. Espacio dedicado a comentar películas de no ficción peruanas.


Publicado en

NO FICCIÓN

Espacio dedicado a comentar películas de no ficción (o documentales) realizadas en el Perú.